El Protocolo de Grietas es un informe exhaustivo que deja constancia documental de las grietas y fisuras que presenta un inmueble en una fecha determinada.

Generalmente se redacta a requerimiento de la empresa promotora, la empresa constructora o la comunidad de Propietarios, con anterioridad a la realización de cualquier intervención en un inmueble o parcela, que pueda afectar a los colindantes.

El Protocolo de Grietas protege a la empresa promotora y/o la empresa constructora frente a la reclamación de daños y desperfectos, atribuidos erróneamente a una obra en cuestión y además protege a la comunidad de propietarios frente a la reclamación de daños y desperfectos, causados efectivamente por la obra en cuestión.