contec proyectos y obras

10 consejos para la gestión estratégica del comercio minorista ante la escasez de clientes

El panorama del comercio minorista ha cambiado para siempre. El auge del comercio electrónico y los nativos digitales han creado una nueva normalidad. El ritmo del cambio se está acelerando, y los consumidores esperan ahora comprar en el mundo digital más que en el físico.

Y con un número cada vez mayor de compradores en línea, las empresas que no cambien su modelo de negocio con la suficiente rapidez corren el riesgo de quedarse atrás.

Como resultado, los principales minoristas de hoy en día están reimaginando su forma de hacer negocios, invirtiendo en inteligencia artificial, estrategias omnicanal y tecnologías automatizadas para garantizar que el cliente siempre obtenga lo que quiere cuando lo quiere, independientemente del canal que utilice para comprarlo.

Por supuesto, no todos los minoristas están preparados para transformar su negocio en una empresa tecnológica, y ahí es donde entra en juego la gestión estratégica. Siga leyendo para conocer nuestros 10 mejores consejos para la gestión estratégica del comercio minorista ante la escasez de clientes

Tomar decisiones basadas en datos a partir de un análisis preciso

Nunca es demasiado pronto para empezar a analizar los datos para el futuro. Los principales minoristas están entrando en el juego desde el principio, creando una estrategia de negocio basada en el análisis de datos y la planificación para ayudar a sacar el máximo provecho de sus recursos.

Esto es especialmente importante en un negocio orientado al cliente, donde cada decisión es importante. Si un minorista no dispone de los datos necesarios para tomar decisiones acertadas, tendrá dificultades para hacer crecer su negocio y mantener a sus clientes satisfechos.

Para asegurarse de no quedarse atrás, los minoristas deben tener una estrategia clara para analizar los datos y tomar decisiones. Sólo deberían invertir en las herramientas analíticas necesarias para apoyar esta estrategia.

Cuando se hacen bien, estas herramientas pueden ayudar a los minoristas a seguir las preferencias de los consumidores, a identificar las tendencias emergentes y a detectar posibles problemas en su negocio para que puedan tomar las medidas necesarias para eliminarlos.

Utiliza la IA y el ML para automatizar procesos que te ayuden a servir mejor a tus clientes

Los minoristas pueden utilizar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para automatizar procesos y mejorar el servicio al cliente. Cuantas más tareas rutinarias realice una empresa, más oportunidades habrá de automatizarlas.

Estos son grandes ejemplos en los que la IA/ML puede ser especialmente útil, como la cumplimentación de los pedidos de los clientes, la gestión de los perfiles de los clientes y la emisión de recibos de los clientes. La IA/ML también puede ayudar a los minoristas en aspectos menos rutinarios de su negocio, como el marketing, en el que es habitual que los minoristas utilicen los datos para crear contenido personalizado para cada cliente.

El uso de la IA/ML para mejorar la experiencia del cliente le ayudará a servir mejor a sus clientes y a mantenerse a la vanguardia. En la era digital, los minoristas deben centrarse en la creación de experiencias de los clientes que sean lo más fluidas y sin fricciones posibles para garantizar que todos los consumidores puedan encontrar grandes ofertas sin importar dónde o cuándo estén comprando.

La IA/ML puede ayudarle a conseguirlo mediante la gestión de los datos de sus clientes, la automatización de los procesos y el suministro de contenidos a medida.

Automatizar la cadena de suministro

Los minoristas de hoy en día utilizan cada vez más las tecnologías de última generación para controlar sus cadenas de suministro y asegurarse de que sus clientes reciben los productos que piden. El auge del comercio electrónico ha provocado un cambio significativo en la forma en que los minoristas interactúan con los proveedores.

Mientras que en el pasado muchos minoristas dependían de unos pocos proveedores clave, los principales actores de hoy en día están aprovechando una red distribuida de socios. Una de las principales ventajas de una red distribuida es su capacidad para ayudar a los minoristas a reducir el riesgo, distribuyendo la carga del mismo entre varios socios.

De este modo, un solo proveedor podría sufrir una interrupción de la cadena de suministro y afectar a un gran número de clientes. Por el contrario, un minorista que utiliza una red distribuida puede repartir el riesgo al abastecerse de productos de múltiples proveedores y externalizar algunos de los aspectos más arriesgados de su negocio, como la recepción y la gestión de inventarios.

Crear una experiencia minorista fluida y sin fricciones para cada consumidor en cada punto de contacto

Los minoristas que quieren atraer a nuevos clientes y retener a los existentes necesitan crear una experiencia de venta al por menor sin fisuras ni fricciones. Esto puede lograrse de varias maneras. En primer lugar, asegúrese de que su experiencia en la tienda es tan fluida como su experiencia digital.

Esto significa utilizar la misma tecnología y sistemas utilizados en su negocio digital para mejorar también la experiencia en la tienda. En segundo lugar, asegúrese de que los consumidores no se sientan frustrados o insatisfechos por la forma en que se les atiende.

Por ejemplo, si un cliente ha hecho un pedido en línea, compruebe que se ha procesado correctamente y que está esperando su llegada. Si un cliente tiene una queja, resuélvala rápidamente. Y, por último, no tenga miedo de innovar y crear nuevas experiencias de venta al por menor para que sus clientes vuelvan a por más.

Establezca una cultura empresarial ética, responsable y transparente.

La cultura corporativa es quizás el aspecto más importante de un negocio minorista. Es la base sobre la que se construyen todas las demás estrategias. Con las presiones internas y externas sobre los minoristas para que aumenten sus beneficios y mantengan una imagen de marca sólida, muchas empresas se encuentran con que su antigua cultura corporativa ya no es pertinente ni eficaz en el contexto moderno.

Para seguir siendo competitivos, los minoristas deben encontrar la manera de implantar una nueva cultura corporativa que refleje las necesidades de la era digital. Una de las mejores maneras de hacerlo es mediante el uso de la transformación digital.

Mediante una estrategia que incorpore los mejores aspectos de las formas nuevas y tradicionales de hacer negocios, los minoristas pueden crear una nueva cultura corporativa que apoye sus ambiciones digitales.

Ofrecer opciones de pago flexibles para seguir siendo competitivos en todos los canales de consumo

Los consumidores son ahora más conscientes del valor que nunca cuando compran. Por ello, los minoristas deben ofrecer una amplia gama de opciones de pago que resulten cómodas para los clientes. Por ejemplo, los proveedores de carteras móviles permiten ahora a los clientes pagar ciertos artículos en la aplicación.

Esta es una forma más cómoda para que los consumidores realicen compras con sus carteras móviles. Además de esto, los minoristas también deben responder a otras tendencias de opciones de pago, como las tarjetas de pago que proporcionan a los consumidores más flexibilidad y comodidad en la forma de realizar las transacciones.

Resultado final

Los minoristas que están preparados para el futuro pueden transformar su negocio para hacer frente a la escasez de clientes y asegurarse de que están preparados para la próxima ola de cambios.

Los minoristas que quieran seguir siendo competitivos y atraer a nuevos clientes deben reimaginar la experiencia del cliente en sus tiendas, en línea y a través de los canales móviles.

También deben asegurarse de ofrecer una experiencia de cliente fluida y sin fricciones en todos los canales y ofrecer una amplia gama de opciones de pago para seguir siendo competitivos.

Deja un comentario

catorce + 17 =